Chávez en Amuay: El espectáculo debe continuar?

"Quiero llegar lo más cerca posible al centro de la explosión"

La tragedia de Amuay, el colapso del viaducto Caracas-La Guaira, las 200 toneladas de comida podrida de PDVAL, la explosion de la fábrica de armas de CAVIM, la caída del Puente Cúpira, las masacres en las cárceles de La Planta, Rodeo y Tocorón, el hundimiento de la gabarra Aban Pearl, los 200.000 venezolanos muertos a manos del hampa, la muerte de Danilo Anderson, el asesinato de Franklyn Brito, los apagones a nivel nacional, todo este horror y más constituye lo que el sátrapa llama el espectáculo.

Con su ya acostumbrada insensibilidad Hugo Chávez ha visitado la escena de la tragedia de Amuay y ha dejado caer esta frase totalmente fuera de lugar: “el espectáulo debe continuar”.  Pensaba, sin duda en lo que dijo Noel Coward en la década de los 50, quien ciertamente no fué  filósofo alguno como lo dice ese analfabeta funcional que está actualmente en el poder. Lo que dijo Coward , “The show must go on”, se refería al mundo de la farándula, del teatro, del espectáculo, no a la vida y la muerte de una nación.

Hugo Chávez ve la vida de los venezolanos como un espectáculo. Y se ve a sí mismo como el protagonista del show, dominando el escenario, haciendo llorar y reír a quienes asisten a la velada, muchas veces con el estómago vacío.  Esa es parte de la tragedia nacional. En Amuay ha dicho que él se va a acercar al sitio de la explosion “ donde los expertos no se han atrevido a llegar”, jactándose de su coraje. Por supuesto que no va a llegar ya que es realmente un cobarde, pero piensa que es algo que debe decir en este momento, a fin de realzar su imágen. Nada de lo que sucede en nuestro país tiene otro valor para Hugo Chávez que el realce de su imágen. Por ello dijo en su momento: “Se cayó el viaducto, viva el viaducto”, aplaudiendo la tragedia como si ella fuera una gracia más de su régimen.

Ahora dice en Amuay que “no se debe especular sobre las causas de la tragedia” y agrega de inmediato que ella “no fue causada por falta de mantenimiento”. Y es que decir eso, acaso, no es especular? Este peculador que regala a sus amigos lo que no es suyo es también un gran especulador.

Millones de venezolanos están diciendo que el espectáculo debe terminar, que esta pesadilla que Chávez ha llamado “revolución” debe terminar, antes de que el país sea destruído completamente. Las focas, los payasos, las hienas, los contorsionistas y el mago enajenado del Gran Circo Castrista deben empacar sus pertenencias e irse para siempre de un país que está hastiado de ver su espectáculo. 
video