Maria Corina Machado desvela al régimen de Chávez y pide al mundo estar muy atentos al 7-O

Publicado: http://www.6topoder.com/ 09 de Julio de 2012.
La periodista Ana Lorite del diario español El Pais entrevista a la diputada venezolana María Corina Machado sobre el acontecer venezolano. Señala que el gobierno de Chávez dejo de ser democrático desde hace mucho tiempo y que el miedo será un factor a tener en cuenta en las venideras elecciones.

“Venezuela es como un avión no tripulado, como un drone”, dice la diputada independiente de la Asamblea Nacional venezolana María Corina Machado (Caracas, 1967). La diputada opositora, calificada por Chávez como “burguesita de fina estampa”, provocó un enorme revuelo en su país cuando en una sesión de la Asamblea acusó al presidente de “robar” por no hacer frente al pago de las expropiaciones.
Ingeniera industrial, es directora nacional de los Movimientos Sectoriales de la coalición Comando Venezuela, surgida de las elecciones primarias que los partidos de la oposición celebraron el 12 de febrero pasado para elegir a un candidato único que se enfrente al presidente Hugo Chávez en las elecciones del próximo 7 de octubre y en las que resultó elegido Henrique Capriles.

Machado, que se muestra confiada en la victoria de Capriles, ha visitado Madrid justo al comienzo de la campaña electoral venezolana para hablar del proyecto de su coalición: “A los demócratas del mundo les pedimos ayuda. No se puede legitimar un régimen que dejó de ser democrático hace mucho tiempo”.

¿Qué sabe usted de la salud de Chávez?

Lo mismo que ustedes y es algo inaceptable. ¿Ustedes tolerarían que el presidente de su país estuviera 100 días en Cuba y desde La Habana firmara decretos leyes y decisiones ejecutivas? Venezuela es como un avión no tripulado, los drones famosos. El planteamiento de Comando Venezuela es que el 7 de octubre habrá elecciones con o sin Chávez.

Usted le dijo al presidente Chávez que no le tenía miedo. ¿Los venezolanos tienen miedo?

El miedo es el tema medular de su modelo y tiene un efecto perverso en el sistema electoral. Hay dos pilares fundamentales en el ciclo del miedo. El primero es la sanción. Los venezolanos tenemos en nuestro corazón la lista Tascón: 3,5 millones de personas perdieron empleos, programas sociales, contratos… por firmar el referéndum revocatorio. El segundo pilar es el secreto del voto. Venezuela tiene el sistema electoral más automatizado del mundo y el Gobierno busca sembrar dudas sobre el secreto del voto. Es un tema de percepciones. Y para ello debemos crear la conciencia de que el voto es seguro.

¿Prevén ustedes conflictividad social en el caso de que ganen las elecciones o de un desenlace fatal de Hugo Chávez? ¿Temen un golpe de Estado?

Para nosotros es muy importante que la comunidad internacional esté muy atenta en los próximos meses. Confío en nuestras Fuerzas Armadas, en que respetarán la voluntad electoral. Nuestro Ejército es una de las instituciones más golpeadas por Chávez, con la creación de las milicias, su guardia pretoriana. La presencia de oficiales cubanos dando órdenes a los oficiales venezolanos es una humillación. El presidente obliga a las Fuerzas
Armadas a violar la Constitución cada vez que les hace decir que son chavistas. Chávez se equivoca cuando dice que el que no es chavista no es venezolano. Nuestras Fuerzas Armadas son venezonalísimas.
La oposición venezolana fue capaz de organizar unas elecciones primarias entre cinco candidatos de diferente ideología ¿Se mantendrán unidos?
El mundo puede tener la seguridad de que somos una oposición unida, fiable, con experiencia, con capacidad de gobernar y con la disposición de dar confianza y estabilidad tanto a los venezolanos como a la región. La celebración de las primarias en Venezuela fue un acontecimiento sin precedentes. Nos presentamos personas con diferentes ideales y competimos intensamente pero asumimos un compromiso con los venezolanos y con nosotros mismos. Y todos formamos parte hoy de Comando Venezuela apoyando a Henrique Capriles. Nunca como hoy Venezuela ha tenido la posibilidad de enfrentar y derrotar a un régimen que claramente dejó de ser democrático hace mucho tiempo, aunque sea en un proceso electoral que no es limpio ni transparente.

¿Ustedes cuentan de antemano con que las elecciones no serán transparentes?

Un proceso electoral es mucho más que el día de las elecciones. Empieza muchos meses antes, con la conformación del registro de electores. Esto no es una elección, es una lucha existencial. Se enfrentan dos conjuntos de valores antagónicos: Chávez y el resto. Chávez quiere una sociedad sometida y controlada. Busca generar confrontación y desconfianza a unos niveles insólitos, sembrar la idea del delator, militarizando el país, limitando la libertad de expresión en todas sus formas. Y todo esto se presenta en nombre de los pobres y de la justicia social. Cuando dicen que Chávez quiere a los pobres, yo digo sí: los quiere pobres, los necesita arruinados, sometidos para poder llevar a cabo ese chantaje social. Nos hemos convertido en el país más excluyente. Todo el que no se viste de rojo y no baja la cabeza se convierte en su enemigo.

En las primarias solo participó el 17% de la población con derecho a voto ¿Cómo piensan atraer al resto de los venezolanos?

Chávez no es mayoría. La mayoría del país quiere un cambio. Todo régimen totalitario busca hacer sentir a los que disienten que son minoría. Chávez tiene todos los aparatos del Estado a su disposición. A pesar de eso, y en un escenario de absoluta desventaja, la oposición ganó las elecciones parlamentarias [en 2010]. Desde entonces todo ha empeorado. Un país que lo tiene todo se está hundiendo en la miseria y en el colapso. Debemos organizarnos y llegar a todas partes para combatir el miedo.

Si ustedes ganan las elecciones ¿por dónde empezará la transición?

Por las instituciones. El Gobierno controla todos los poderes públicos. Hay que institucionalizar el país pero no con una actitud de venganza. Hay que llegar con los brazos abiertos para hacer justicia porque no puede haber paz y reconciliación sin justicia. Uno de los mensajes fundamentales de Capriles es que se garantizarán los derechos de los venezolanos.

Ver Información: EL PAÍS.

Comentarios