Núremberg y Sabaneta.

Publicado: Sammy Eppel  http://www.eluniversal.com/ Jueves 12 de Julio de 2012
Hay gobiernos que reivindican las políticas nazis y abogan por repetir tales aberraciones.
     En 1935 con Hitler ya en el poder y en una gran manifestación nazi en la ciudad de Núremberg, el Führer declara a millones de alemanes como subhumanos, los discrimina por raza y religión, les quita la nacionalidad y los denomina apátridas. Esto se convirtió en política de Estado por obra y gracia de un poder judicial arrodillado que sirvió para el asesinato "legal" y la conformación de una maquinaria estatal dedicada a tal fin. Esa infamia contra la humanidad, la más grande mortandad de inocentes en la historia reciente, marcó el destino del planeta y se crearon organismos y tribunales para que semejante crimen jamás se repitiese.

     Increíblemente hoy en día existen gobiernos que reivindican las políticas nazis y abogan por la repetición de tales aberraciones. Lo que creíamos imposible se repite en las declaraciones públicas de gobernantes en ejercicio. El caso más notorio es la República Islámica de Irán. Más cerca ahora tenemos las insólitas declaraciones de Hugo Chávez: "El que no es chavista, no es venezolano", eso no fue una soltada de lengua o una frase en la mitad de un encendido discurso electoral. Lo digo, porque soy de los que cree que ya no es un improvisado, que todo lo que dice es con toda intención y que con el Poder Judicial "arrodillado", él puede lograr "legalmente" lo que humanamente está prohibido. Y la prueba es que no lo ha desmentido y, por lo tanto, forma parte de su ideología.

     De acuerdo con Chávez, la mayoría de los venezolanos ya no lo somos y, por lo tanto, somos apátridas sin derechos humanos o ciudadanos que deban respetarse. De la implementación de tales políticas ya se encargan todos los poderes, órganos del Estado y grupos radicales armados que son el equivalente criollo a las camisas pardas de Hitler. ¡Será!


Comentarios