Padre José Palmar: A Chávez le va peor si no tiene cáncer

Publicado:Padre José Palmar, http://impactocna.com/ , junio, 29 de 2012
ImpactoCNA.-Desde que salió en la plataforma de las redes sociales el artículo denominado “Los caballos de Troya de Fidel” -escrito asombrosamente de carácter anónimo- se ha despertado una estela de múltiples comentarios y de reacciones encontradas, que aún siguen circulando.

Que el candidato del Psuv esté enfermo o no, es de inexcusable error pensar que el país dependa de su carcinoma, de su narcisismo o de su verruga para vislumbrar el destino de nuestro pueblo.

Si “el candidato de la patria” le ha mentido al país con un falso positivo de un cáncer que nunca tuvo, es el más alto grado de inmoralidad y de perversión jamás visto en mandatario alguno de Venezuela. En el supuesto negado que todo fue una patraña diabólica de los Castro, orquestada en La Habana y diseminada en toda la geografía nacional a través de la industria del rumor con premeditación y alevosía es un delito castigado por las leyes y repudiado por el eterno Creador.

Esa mentira es un delito penal de injuria y además es un pecado contra el Espíritu Santo, que no tiene perdón celestial (cfr.Mt.12, 32).

Una burla de blasfemia pidiendo oraciones y sacramentos en vano, es pecar contra el Paráclito Defensor de la verdad. Eso clama al Cielo, sería peor para él si todo fuese una farsa castrista, eso es más grave que si padeciese un mal en su humanidad.

Simplemente, le digo a Hugo Chávez lo que Jesús le recalcó a los apóstoles con el pecado de Judas Iscariote: “Hubiera sido mejor para él no haber nacido” (Mt.26, 24). Mentir faltando a la caridad de la bondad de un pueblo noble como el de Venezuela, es la más alta traición que jamás el país perdonará.

Su castigo será electoral y espiritual, que Dios se apiade de su alma iscariotizada. Suponiendo que no tiene cáncer, padece de la soberbia y vanagloria que llevó a Herodes Agripa a la muerte súbita de manos del Ángel (cfr.Hch.12, 23).
Dios y la Virgen nos bendigan a todos. Amén.
*Padre José Palmar, Cura de barrio, locutor y periodista.

Por: Padre José Palmar
@PadreJosePalmar on Twitter

fuente: IMPACTOCNA.

Comentarios