"EN OCTUBRE DECIDIREMOS ENTRE LA VERDAD Y LA PROPAGANDA TOTALITARIA"

Publicado: Miguel Á Rodriguez, http://miguelangeldiputado.blogspot.com/ Miércoles, 27 de junio 2012
El Periodista y parlamentario Miguel Ángel Rodríguez llamó a los venezolanos a asumir el reto de decidir el siete de octubre, entre la verdad y la propaganda totalitaria, al tiempo de sentenciar que sólo la verdad es inherente a la libertad de ejercer los derechos ciudadanos por lo que el actual gobierno nacional "ha emprendido persecuciones y agresiones a los periodistas y multas y cierres contra los medios de comunicación".

Señala que con el compromiso de Henrique Capriles Radonski, sobre la vuelta al aire en señal libre de RCTV, el candidato de la unidad deja clara su convicción de acabar con un período plagado de abusos contra el derecho de la gente a saber libremente qué ocurre con su seguridad, con sus oportunidades de empleo, con la administración de sus recursos y en general con el destino de su país.

"Hemos visto como los cierres, la autocensura y la asfixia económica, son males en los medios no oficiales, mientras el gobierno montó un imperio propagandístico, de culto a la personalidad del Presidente y de instigación al odio contra el adversario político, que sólo busca ocultar a un país golpeado por la narcopolítica, la narcojusticia, enlutado por el hampa y saqueado por los jefes de la administración central", dijo.

Miguel Ángel Rodríguez, quien dice seguir siendo un Periodista en ejercicio desde su curul legislativa, exalta que Capriles Radonski ha demostrado templanza, tolerancia, incluso respecto de los "más irrespetuosos ataques de los partidarios del Presidente, por lo que el país entero sabe que con sensibilidad y generosidad escucha y escuchará hasta los más sentidos reclamos de la gente, buscando soluciones y no el ocultamiento de la verdad".

A propósito de celebrarse este 27 de junio, el Día del Periodista, Rodríguez llamó a sus colegas a no abandonar nunca la misión de posibilitar a los ciudadanos el acceso a la verdad, que hace posible ejercer la libertad de premiar lo bueno y cambiar lo malo. Esto, dice, debe orientar la labor del comunicador aún en medio de las más fuertes amenazas y/o agresiones.

Comentarios