José Vicente Rangel – El Rasputín.

Publicado: http://soschavez.tumblr.com/,domingo 13 de mayo 2012

      Aunque habíamos anunciado a sólo seis posibles sucesores, las circunstancias han cambiado. La salud del presidente Hugo Chávez continúa empeorando, y como consecuencia, hemos tenido que añadir a otro miembro a nuestra lista corta de candidatos que podrían sustituir al Comandante en caso de su muerte o incapacitación. Como el ex-vicepresidente venezolano y la influyente voz racional de la izquierda venezolana, José Vicente Rangel es el nuevo integrante.

       En los últimos años, Rangel se ha dedicado al periodismo, haciendo creer a muchos que su vida como político había terminado. Sin embargo, aún en esos años ha permanecido como una figura importante para el PSUV y para el futuro de la Revolución Bolivariana. Con el pasar de los años, ha surgido una profunda admiración entre Chávez y Rangel; al punto de que existe un libro titulado "De Yare a Miraflores el Mismo Subversivo",que redacta los 20 años de entrevistas que Rangel le ha hecho al presidente.

    Rangel volvió al centro de la política cuando el Comandante lo nombró al Consejo de Estado, cuyo rol supuestamente es el de aconsejar al gobierno. Lo quieran admitir o no, todos saben que esa no es su función, puesto que en 13 años, nunca había sido mencionado. Este Consejo representará a un órgano transitorio, y curiosamente, ni Nicolás Maduro, ni Adan-Chávez, ni Diosdado Cabello forman parte del mismo. Esa selección por supuesto no fue aleatoria, y Rangel fue elegido porque es simplemente el político veterano y respetado, en el que Chávez siempre ha confiado ciegamente, y el que muchos de hecho creen que puede calmar y llegar a acuerdos con la dirigencia opositora con la que mantiene vinculos.

        Desde que Chávez anunció la instalación del Consejo en su último discurso en Venezuela, Rangel lo ha apoyado completamente. La primera función que le dio Chávez al órgano fue la de retirar a Venezuela de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; y por supuesto Rangel lo respaldó totalmente, argumentando que la comisión ha sido manipulada por los Estados Unidos y que viola la soberanía de los pueblos. Lo mismo ha hecho en relación a las supuestas encuestas, argumentando siempre que la diferencia  entre candidatos presidenciales continúa creciendo, y que cada vez Chávez goza de mayor popularidad. Esto viniendo de un estimado periodista y politólogo, por supuesto gana mayor credibilidad entre los de la izquierda venezolana.

       Desde que empezaron las discusiones de este nuevo Consejo, todas las miradas han estado puestas en Rangel, con muchos pensando que podría ser el candidato ideal para la presidencia – racional, experimentado y confiable. Esto es algo que obviamente nunca admitiria, argumentando que “yo no le estoy velando el puesto a nadie”, y reiterando que su rol es de “prestar una colaboración y ayudar, pero en absoluto no tengo aspiraciones de ese tipo”. El don más importante de Rangel es justo ese; entiende que el poder está cerca pero goza de paciencia suficiente para saber que tiene que ir tomando posesión lentamente. Mientras sus rivales son marionetas que pretenden saber cómo manipular al Comandante, Rangel tiene la experiencia y astucia necesaria para hacerlo.

       Sin importar sus afirmaciones de lealtad, estas son difíciles de creer; alguien que ha podido probar el poder de tal manera, no lo olvida así de fácil. Chávez lo nombró Ministro de Relaciones Exteriores cuando tomó posesión, hasta febrero del 2001, donde Rangel pudo aprovechar para pasar tiempo con los Castro, demostrando su lealtad hacia el régimen. Lugo pasó por un año a dirigir el Ministerio de la Defensa, creando vínculos con varios militares de alto rango, para luego ser nombrado a la vicepresidencia. Más importante aún, en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002 que derrocó por dos días a Chávez, Rangel fue parte de la resistencia que ejecutó el contragolpe contra el presidente de facto Pedro Carmona, permitiéndole la restitución a Chávez dos días después. Un gesto como ese es imposible de olvidar.

         Aunque no lo tomamos en cuenta al comienzo, con cada día que pasa, nos convence más de que podría ser un candidato principal. Con las luchas internas dentro del PSUV y las contradicciones flagrantes que surgen de los diferentes miembros del gobierno de Chávez, Rangel parece haber emergido como el aspirante más racional y coherente de todos. Gozando de vínculos con todos los sectores Chavistas importantes, Rangel parece estar tomando silenciosamente, la delantera en esta batalla por la presidencia.


fuente: S.S.S.Chávez 

Comentarios