“Chávez construyó más una secta religiosa que un fenómeno político”

Publicado: http://runrun.es/runrunes/ 07/Mayo/2012
El periodista venezolano que se precia de saber más de la salud de su presidente que las propias fuentes oficiales, dice que el canciller Maduro emerge como el plan B en la candidatura oficialista, aunque recomienda esperar un mes “definitivo” para el mandatario del vecino país.


Los chavistas, para satisfacción de los antichavistas, lo deben soportar a diario. Es Nelson Bocaranda. Sus casi tres horas de radio, sus dos columnas semanales en El Universal y sus runrunes en   http://runrun.es/   se han convertido en un clásico. De hecho, nadie parece saber más de la salud del presidente de Venezuela que Nelson Bocaranda.

Semana.com lo entrevistó muy lejos de sus pasos habituales en Caracas. Anda en Oslo, en un encuentro de personalidades que anualmente echan mirada crítica desde la capital noruega a los regímenes más cuestionados del planeta: el Oslo Freedom Forum-.

Semana.com: ¿Cuál es su fotografía del momento actual que vive Venezuela?

Nelson Bocaranda: Que estamos pasando un momento muy importante y, no menos, difícil. Y de eso no es ajeno el oficialismo, que vive la enfermedad del presidente Chávez. Todavía, a estas alturas no se sabe si él aguanta, si se retira o si sigue en la pelea. El deterioro del gobierno ha sido brutal en todas las áreas
Semana.com: Por supuesto, hay más razones que ese parte sobre la salud…

N.B.: Es que no se ha cumplido nada de lo planteado . El drama de la falta de vivienda, de la inseguridad, del desempleo es cada vez más evidente. Y si bien en las encuestas la inseguridad no le pega duro, la calidad de vida sí deja ver un notorio desgaste.

Semana.com: ¿Y no cree que aún pueden cambiar esas tendencias?

N.B.: El presidente Chávez, desde el referendo hace diez años, le quitó la seguridad social a la gente. La sanidad se la dio a los cubanos y todo depende ahora de dádivas. Se ha gastado mil millones de dólares y no se le ve el queso a la tostada. Hay un cansancio colectivo, un cansancio incluso del chavismo y, claro está, de quienes no lo son.

Semana.com: ¿Y qué pasa si el presidente debe marginarse como candidato por cuenta de sus problemas de salud?

N.B.: El deterioro de la salud del presidente será clave en el próximo mes o mes y medio para determinar si va o no de candidato. O si lo será el canciller Nicolás Maduro. Porque parecen estar alistando ese terreno. Salieron con que van a hacer unas primarias, que serán arregladas, no lo dude, para tratar de emular lo hecho por la oposición, que logró que votaran más de tres millones y medio de personas, pese a las amenazas del gobierno.

Semana.com: ¿Y cómo ve a Capriles en medio de todas estas circunstancias?

N.B.: Capriles ha resultado mejor candidato que precandidato. Poco a poco ha ido penetrando en los sectores más necesitados y unir a la oposición. Sin embargo el gobierno controla todos los medios, porque en Venezuela hay censura y autocensura, hay miedo en la prensa. Y no solo la prensa, sino el sistema electoral, el sistema judicial y el legislativo. Eso sí, aunque es muy difícil para la oposición avanzar, lo hace.
Semana.com: ¿Y ve a Venezuela preparada para cambiar de rumbo?

N.B.: Hay temores de que se presenten enfrentamientos si el gobierno desconoce la voluntad popular.
Semana.com: ¿Está diciendo que Chávez va a perder las elecciones?

N.B.: Pues es la primera vez que eso parece probable desde que está en el poder. Lo dicen las encuestas. Por ese cansancio colectivo de todo el mundo. Incluso del chavismo, ya lo decía, por tantas ofertas y ofertas incumplidas. Y es que además el gobierno lo que ha hecho es eliminar los trabajos, importa todo, con el único fin de que todos dependan del gobierno y tengan que devolver el favor. Que no es poco…

Semana.com: ¿Cómo así?

N.B.: Una familia pobre en un barrio tiene 300 bolívares mensuales por cada hija embarazada (ahora hay más jóvenes embarazadas que nunca) tiene 700 bolívares si el hombre de la casa está preso. Tiene más de 200 para que la mujer pueda redondear su mercado. Así, ¿a quién le interesa trabajar? Eso suma cerca del equivalente a 1.500 dólares.

Semana.com: Ahora bien, ¿usted ve a Chávez como candidato, pese a los problemas de salud?

N.B.: El presidente está enfermo. Lo he dicho una y otra vez y eso no me lo ha podido rebatir el gobierno. Por eso digo que este mes que viene será decisivo.
Semana.com: Bueno, entonces, de acuerdo a eso, Maduro puede comenzar a calentar…
N.B.: Estuvo a punto de ser designado vicepresidente el año pasado. Pero se le ocurrió decírselo a la canciller de Colombia, María Ángela Holguín, y a la presidente de argentina, Cristina Fernández. Y a Chávez no le gusta que se le adelanten, por eso lo dejaron fuera. Pero en esta crisis, el hombre que ha estado más cerca es Maduro. Incluso, estuvo a punto de nombrarlo en estos días cuando lo tuvo ahí a su lado, de pie, pero al final no lo hizo.

Semana.com: ¿Y cuál es el plan B si no es Maduro?

N.B.: No sé, porque si Chávez tiene un plan es el C.
Semana.com: ¿Plan C?

Sí, hombre, ¡Cuba!

Semana.com: A propósito de Cuba, por lo que usted conoce, ¿son tan necesarios los permanentes viajes a la isla?

N.B.: En Cuba lo cuidan, lo tratan. Lo que pasa es que, como dijo Dilma, si el presidente sigue ocultando la información va a perder el puesto. Su gravedad es un hecho, no solo por lo dicho por los médicos cubanos, sino por los brasileños, los venezolanos y los españoles que lo han visto.

Semana.com: ¿Habrá chavismo después de Chávez?

N.B.: Eso es un movimiento. Y sobre eso hay un chiste. La última encuesta, dicen, hablaba de que Chávez sacó 80 puntos y Capriles, 20. Y cuál fue la pregunta, dijo alguien, “pues quién no va a estar como presidente en diciembre”, le respondieron. Si bien eso puede pasar, es innegable que nadie tiene la popularidad de Chávez. Hablo de ese sentimiento casi que religioso, porque él ha tocado a los más pobres. Sin embargo, Chávez construyó más una secta religiosa que un fenómeno político. Se ha inspirado mucho en evangélicos y en ese mismo sentido, salta de los médicos a los babalawos (santeros).

Semana.com: ¿Y cuál es el reto poselectoral?

N.B.: Hay que buscar una reconciliación del país y enfrentar a la delincuencia que nos está matando. Mire, ya van 180 mil muertos en trece años por cuanta de eso, más que las víctimas de las guerrillas en otros lados del continente, como en El Salvador o todos los conflictos en Centroamérica, y que Irak, incluso. Una reconciliación que evite un río de sangre.

Semana.com: ¿Y el futuro del proyecto continental de Chávez?

N.B.: Muy disminuido, el Alba se detuvo, no ha habido más reuniones. Es que el reparto de dinero ya no es el mismo en el exterior. Ahí quedan esos casos como el de Malí, en donde hay proyectos de vivienda patrocinados por Chávez que ni siquiera se ven en Venezuela. Algo muy ‘malí’ para los venezolanos. Los empleados públicos de Nicaragua ganan un diez por ciento más porque Venezuela se los paga. Y con la importación de alimentos de Colombia y Argentina ha logrado quebrar a sectores del país. Una vez Lula le dijo a Chávez que por qué no buscaba empresas venezolanas para que produzcan lo que te vendemos. Y él respondió que lo que esas empresas iban a ganar lo destinarían a la oposición. “Yo prefiero que eso venga de afuera”.

Semana.com: ¿Y los dos mejores amigos?

N.B.: Santos ha sido muy inteligente. A él lo que le interesa es que Colombia funcione y que mejore. Y lo ha logrado. Al otro le interesa que Venezuela se venga abajo y lo ha logrado también. Vea, con Uribe también funcionó hasta que pelearon. Lo que pasa es que Uribe se cansó de decirle dónde estaba la guerrilla y no ponían cuidado, a pesar de que tenía la razón.

Semana.com: Bueno, cuente, ¿y por qué sabe usted tanto de Chávez si dice que no lo ve desde hace diez años, al menos, y tiene una relación tan mala con el chavismo?

N.B.: Porque soy un reportero. Y no crea que la relación es tan mala, ahora hasta me buscan para que los informe sobre él, jajaja.


fuente:     RUNRUNES
       Semana.com

Comentarios