PERFILES DE LOS PRECANDIDATOS PRESIDENCIALES DE LA UNIDAD DEMOCRÁTICA


Algunos datos biográficos de los candidatos a las primarias de la oposición:

Henrique Capriles Radonski.
El gobernador del estado Miranda es conocido por empezar sus jornadas muy temprano, se mueve en moto para evitar el caos vehicular de Caracas, viste buzo, gorra, polos deportivos y, al igual que Chávez, soñaba de niño con ser beisbolista profesional.
Abogado, centroizquierdista, soltero, nieto de inmigrantes polacos que llegaron a Venezuela escapando del nazismo y admirador del brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, ingresó a la política a los 26 años cuando fue electo diputado del entonces bicameral Congreso venezolano.
Presidió la Cámara de Diputados, pero su gestión duró muy poco ya que Chávez, que juró como Presidente en febrero de 1999, instauró una Asamblea Nacional Constituyente que aprobó una nueva carta magna que definió la unicameralidad del Congreso.
En el 2000 Capriles fue electo alcalde de Baruta, en la capital Caracas, y cuatro años más tarde se convirtió en el primer alcalde reelecto de dicho municipio.
En su primera gestión se vio envuelto en un hecho durante el breve golpe de Estado a Chávez en abril del 2002 que le valió cuatro meses de cárcel antes de que la causa fuera sobreseída.
En medio de la confusión que reinaba cuando militares le pidieron la renuncia a Chávez, opositores trataron de ingresar a la embajada de Cuba en Caracas para verificar si el vicepresidente Diosdado Cabello se escondía allí.
Capriles trató de mediar -según propia versión-, pero el entonces embajador cubano lo acusó de saltar el muro de la legación diplomática e inspeccionar el lugar. Por eso fue llevado a prisión y durante los primeros 20 días no se le permitió “ver la luz del sol”.
Pese a haber sido declarado inocente, en el 2008, en plena campaña para las elecciones regionales, se le reabrió el proceso. La acción no avanzó y ese año peleó la gobernación de Miranda con Cabello y ganó con el 52,5 por ciento de los votos.
Miranda es el segundo estado más poblado del país con casi 3 millones de habitantes, pero política y geográficamente es el más importante porque comprende parte de Caracas.
“Dios mediante, me tocará ser el Presidente más joven de la historia de Venezuela, con 40 años, que es la edad que tendré para las elecciones”, dijo Capriles, quien ha adelantado que de llegar al Palacio Presidencial emularía el modelo de Lula.
Pablo Pérez.
Actual gobernador del rico estado petrolero y ganadero Zulia, en el occidente y el más poblado del país con cerca de 4 millones de habitantes.
Su predecesor Manuel Rosales anunció la candidatura de Pérez a mediados de agosto desde su asilo en Perú y éste la formalizó en un lujoso hotel de Caracas diciendo que Venezuela tiene que ser como su selección de fútbol conocida como “vinotinto” que logró un histórico cuarto puesto en la reciente Copa América.
El político de 42 años es miembro del partido de centroizquierda Un Nuevo Tiempo (UNT), está casado y con tres hijos, es el mayor de cinco hermanos y natural de Maracaibo, capital del estado que gobierna desde diciembre del 2008.
Abogado como su padre, inició su carrera política en el partido Acción Democrática (AD) cuando aún no se había recibido. Ingresó a la Alcaldía de Maracaibo en 1995 con Rosales como alcalde y siguió a su lado en el 2000 cuando su mentor logró la gobernación del Zulia.
Comparte con Rosales el currículum político, pero muchos creen que debe desprenderse de esa paternidad para alzar vuelo en las encuestas que lo colocan como segundo. Chávez lo ha calificado como “un imbécil que no sabe ni hablar”.
En el 2004, Pérez tentó la Alcaldía de Maracaibo, por el partido opositor UNT, pero fue derrotado por un punto porcentual ante el candidato de Chávez.
De discurso conciliador, deportista y amante del básquet, recibió el apoyo de los partidos políticos tradicionales y de la izquierda opositora, lo cual le granjea una poderosa maquinaria que podría catapultarlo al primer lugar de las preferencias.
“La única guerra y los únicos enemigos que tenemos nosotros son el desempleo, la impunidad, la corrupción, la pobreza y el alto costo de la vida. Es a ese enemigo que vamos a derrotar”, dijo en un recorrido por el país presentando su candidatura.
María Corina Machado.
Ingeniera industrial de 43 años, ambiciosa e inteligente, es diputada de la Asamblea Nacional, cargo al que fue electa con la mayor cantidad de votos en el 2010.
Las encuestas ubican a esta mujer casada y madre de tres hijos en el cuarto lugar entre los candidatos a las primarias. Es la mayor de 4 hijos del matrimonio entre un empresario siderúrgico y una psicóloga.
Lanzó su precandidatura a mediados de julio del 2011 y dijo que asumía “el reto de ser la primera mujer presidenta de Venezuela“. Desde entonces, su popularidad ha ido en ascenso.
Sin embargo, es resistida por la mayoría pobre del país, una opinión exacerbada tras un vídeo donde parece limpiarse la boca luego de saludar con un beso a una mujer campesina.
Machado es muy popular entre las élites caraqueñas, pero ha sido criticada hasta la saciedad por haberse dejado fotografiar sonriente junto al ex presidente estadounidense George W. Bush en la oficina oval de la Casa Blanca en el 2005.
Ha liderado varias asociaciones civiles y estuvo impedida de salir de Venezuela durante tres años acusada de recibir dinero de Estados Unidos -el enemigo ideológico de Chávez- para financiar campañas de traición a la patria y rebelión.
La organización civil Súmate, de la que fue presidenta y una de las fundadoras, encabezó la petición para un referéndum revocatorio contra Chávez en el 2004 y del cual el militar retirado salió bien parado.
Calificada por el New York Times como la adversaria política más detestada por las filas oficialistas, es vista en casa como una figura muy polarizadora y asociada con la derecha venezolana que gobernó el país desde el retorno de la democracia en 1958 hasta la asunción de Chávez en 1999. 
Diego Arria.
Es posiblemente el candidato con la mayor experiencia política del grupo, pero con la menor resonancia.
Arria, de 73 años, tuvo una activa vida política durante los 40 años que duró la alternancia de los partidos tradicionales venezolanos.
Fue gobernador de Caracas, ministro, director de medios y diplomático, alcanzó la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU y fue representante permanente ante esta organización.
Aunque ahora corre como independiente con su pequeño partido “DAR”, fue cercano al ex presidente Carlos Andrés Pérez y a las políticas de AD, por lo que sus detractores le achacan vicios y la corrupción que marcaron las gestiones de ese partido.
A fines del año pasado introdujo una demanda penal para llevar a Chávez a un juicio internacional por delitos de lesa humanidad, acusándolo de incitar el odio entre los venezolanos que argumentó ha devenido en 155.000 víctimas en más de 10 años de gestión.
El mandatario ordenó la expropiación de una hacienda donde Arria se dedicaba a la ganadería.
Pablo Medina.
Fue trabajador siderúrgico, líder sindical, guerrillero izquierdista, diputado y senador del antiguo Congreso venezolano.
De 64 años, es uno de los fundadores en la década de 1970 de la Causa R, partido político de tendencia marxista de donde luego saldría Patria Para Todos (PPT) que apoyó la candidatura presidencial de Chávez en 1998.
A pesar de haber conspirado con Chávez en los hechos que llevaron al fallido golpe de Estado de 1992 contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez, ocho años más tarde se convirtió en uno de los más radicales opositores al punto que partidarios del chavismo le espetan: “Pablo Medina, ex camarada, tu traición nunca será olvidada”.


El ex alcade venezolano Leopoldo López declinó el martes 24 de enero, su precandidatura en favor de Henrique Capriles Radonski.


Uno de ellos quien nos representará a los demócratas el próximo 7 de octubre del 2012,  y que enfrentará a Hugo Chávez  en las elecciones presidenciales.

Comentarios