lunes, 30 de enero de 2012

La unidad está en tu voto,

Publicado: SANTIAGO QUINTERO EL UNIVERSAL, lunes 30 de enero de 2012
La unidad de Venezuela, depende de tu voto el 12 de febrero El descubrimiento de esa unidad constituyó el argumento para que seis de tus compatriotas saltaran al ruedo para proponerte una unidad de país donde superar los problemas de la nación y descubrir, como ellos lo hicieron, la unidad que hay en ti.

¿Es necesario que te los presente, que desmitifiquemos sus respectivas figuras públicas y vayamos al encuentro de su leit motiv personal? Hagamos entonces el breve ensayo. Henrique accedió muy temprano a ser el presidente de la Cámara de Diputados cuando era veinteañero. Era un joven con unas profundas convicciones sobre la familia y extendía ese concepto a toda la humanidad, especialmente la que encarnaba su país. Lejos estaba de pensar que la intolerancia, la segregación, el capricho del poder único lo encarcelara porque decidió no huir de su pais y del poder que lo condenaba por mantener la fe de una verdad. Pero cuando el liderazgo del preso crece en la desventura por su grandeza de alma, por la perseverancia de su carácter de no ceder al odio al que lo invita la segregación, entonces el poder supo que tenía que soltarlo.
Prensa Nacional  
Otro joven, Leopoldo, tuvo en la convicción de sus sueños, la fuerza inquebrantable de su voluntad para llevar adelante la voluntad de muchos. Su profundo respeto al poder natural de la gente, es un concepto que extendió su liderazgo para que nacieran otros y se fortalecieran con convicción en la juventud venezolana, a pocos años de distancia de sus años. Su desprendimiento ha formado su hogar que, en el clamor de la familia que comienza, viene creciendo con valor. Si se hizo al costado, fue para darle una gran oportunidad a la unidad que crecía en él y le exigió un nuevo sacrificio para hacerlo un líder mayor.

Otro joven, Pablo, representación genuina de ese pueblo que se supera a punta de trabajo, estudio y esfuerzo, representante de los mayores valores de la zulianidad para orgullo de todos los venezolanos, se convirtió en la trinchera humana que no pudo avasallar el régimen. Ese es el líder de su pueblo, del más humilde porque de allí viene, de la clase media que emergió para triunfar en la vida y conducir al país hacia su progreso y desarrollo.

Otra joven, María Corina, asumió en las horas más difíciles, la tarea de contar la voluntad de sus compatriotas cuando no tenían instituciones donde contarse y cuando no había fe en la posibilidad de construir una nueva casa para la democracia venezolana. Ella colocó el piso con su coraje y su presencia, y no pidió un cuarto en la casa que ayudó a construir.

Un luchador impenitente, trabajador convencido, forjado con el acero de Guayana, Pablo Medina, constante motor de la renovación política de su país, hizo de su dedicación al estudio de su nación y sus problemas su propósito de vida.

Un servidor público por convicción, Diego, hizo de esa condición el tesoro que lo llevó a brillar en los escenarios internacionales de la diplomacia, teniendo una perspectiva global del Estado venezolano.

Henrique y Leopoldo nos aportan sus principios para el futuro, Pablo Pérez su programa y envergadura social para el presente, María Corina su fe y talento para el progreso y desarrollo, Pablo Medina su conocimiento profundo de la realidad y sus problemas, Diego su concepto de Estado y de servicio público. Juntos, integran la unidad. 
Todos tienen que ganar y ganarán si tú votas para ello.

santiagoquintero@gmail.com
fuente: EL UNIVERSAL

Ubicación: Venezuela

0 comentarios:

Publicar un comentario