viernes, 20 de enero de 2012

Desespero de Chávez.

Fuente: PATTY FUENTES GIMÓN20/01/2012
La designación de Rangel Silva revela la necesidad presidencial de tener políticos al mando de la FAN. El general en jefe sería un obstáculo para la integración que adelanta la Unasur en materia de seguridad
Que el general en jefe Henry Rangel Silva haya sido designado ministro de Defensa ha generado mucho revuelo, tanto fuera como dentro del país. El miércoles, el Departamento de Estado de EEUU reiteró presuntos vínculos de este general con el narcotráfico y la guerrilla.

Estas acusaciones no son recientes. Desde el año 2005, se escuchaba que el comportamiento de Rangel Silva no era el más acertado. "Es imposible corroborar si participa en el narcotráfico, estuvo involucrado en el caso Antonini Wilson o si ha dado colaboración a las FARC.
Curioseando  
Para eso está la autoridad judicial de un país. La fiscal general de la República ha incurrido en una escandalosa omisión; pues debió haber adelantado una actuación de oficio de su parte", asegura la directora de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel.

El nombramiento del general en jefe como titular del Ministerio de Defensa "debe haber caído muy mal en la Fuerza Armada Nacional". Al menos así lo considera el historiador Hernán Castillo, quien explica que "no hay otro oficial tan desacreditado, tan desprestigiado, como Rangel Silva y es un acto de desesperación que el presidente Chávez lo coloque al frente, tanto del Comando Estratégico Operacional (CEO), como del Ministerio de Defensa, conjuntamente", añade.
Para San Miguel, este aspecto también resulta preocupante, pues el hecho de que siga siendo del CEO lo hace responsable, hasta que no tenga reemplazo, del Plan República de cara a las elecciones presidenciales de este año.

POLÍTICO VERDE OLIVA
La experta en materia militar sostiene que las palabras de Rangel Silva del 8 de noviembre de 2010, cuando amenazó al país con desconocer un posible triunfo electoral de la oposición, "abrieron la partidización de la FAN".
Al respecto, Castillo expresa que el ministro de Defensa es el "jefe del chavismo en la FAN", por lo que "él y su grupo pretoriano no se comportan como oficiales profesionales, sino como dirigentes del PSUV".

Aunque el también profesor de la Universidad Simón Bolívar afirma que "la FAN históricamente siempre ha conspirado y no sería nada extraño un arrebatón", aclara que "el éxito de otro golpe militar en Venezuela depende de la fuerza popular. No es tan fácil desconocer el resultado de unas elecciones. Creo que las declaraciones de Rangel Silva son amenazas para intimidar a la sociedad civil".

AFECTA LA DIPLOMACIA
Rangel Silva va a ser un "obstáculo en el proceso de integración que adelanta la Unasur en materia de seguridad y defensa, y en los pasos agigantados que está dando en transparencia y confianza entre los países miembros. Pero individuos como estos no fortalecen esta metodología", dice San Miguel.

El general en jefe tiene que demostrar que no está vinculado con el delito sugiere Castillo, pues su designación es un factor de perturbación en las relaciones diplomáticas del continente, sobre todo con Colombia, con quien se venía normalizando la relación política y comercial.
Ubicación: Venezuela

0 comentarios:

Publicar un comentario