viernes, 4 de febrero de 2011

Tiempos de Agustín


AGUSTÍN BLANCO MUÑOZ 


¡Mi golpismo 04F-92 nunca morirá!

 Tiempos de Agustín
El 04F-92 comenzó uno de los períodos de mayor violencia y destrucción de la llamada historia republicana de este expaís, por desgracia no entendido por muchos. 


El propio golpista-presidente (GP) se lo enrostraba a muchos el 15/01/11 en la AN cuando preguntó: ¿Y ustedes saben por qué estoy yo aquí? 


Importa responder esa interrogante, porque no es la voluntad y decisión individual lo que lo lleva a esta posición.


Cuenta al inicio con el apoyo de quienes vieron en él la posibilidad de un liderazgo del cual echar mano. 


USA, después del 27F-89, entró en el juego y puso en las manos del golpista visa y visto bueno para ejercer la Presidencia. 


En forma directa el "imperio" lo acompaña hasta el 15Ag.-04 cuando el golpista ratificado como Presidente declara: "Venezuela cambió para siempre". Y de inmediato la instalación formal de Venecuba. 


El proyecto comienza a dejar de lado el llamado modelo democrático para instaurar un supuesto socialismo del siglo XXI, que convierte al anterior en un soporte-disfraz de sus ejecutorias. 


A 19 años de golpismo y doce de esta pesadilla: ¿hacia dónde vamos? ¿Dónde fue a parar la democracia? ¿Cómo negar la presencia de un régimen autoritario de nuevo cuño dictatorial-totalitario con cobertura constitucional-legal y democrático-representativa o "participativa"? 


Son dos décadas violentas cuya primera ejecutoria es el intento de golpe contra Carlos Andrés Pérez, que termina con su defenestración y ve surgir el gobierno de Rafael Caldera, aliado al golpismo 04F-92, en medio de un cuadro de vacío y hundimiento que caracteriza esta sociedad desde el Caracazo de 1989. 


Se produjo entonces una masacre de buena parte de la voluntad popular. Pero por encima del baño de sangre persistió el descontento y la desconfianza. La gente dejó de creer en instituciones, partidos, doctrinas, dirigentes. 


Y sectores de ese colectivo, y la propia militancia de los principales partidos del orden, se fueron a la carpa del golpista-candidato que, en condición de GP, promueve el golpismo constituyente, habilitante, petrolero, revocatorio, electoral, parlamentario, venecubano e institucionalista. 


Estamos ante un socialismo golpista sin soporte legal-constitucional que se fundamenta en la fuerza-imposición y disfraza su violencia con una maquinaria democrático-electoral que le limpia el rostro a nivel nacional e internacional. 


De modo que el golpismo más relevante es el electoral. Sirve para hacer creer que aquí se adelanta una revolución socialista, proletaria pero decidida por el voto popular, la voluntad de la mayoría. 


Lo electoral forma parte así de una maquinaria tan altamente controlada y dominada que tanto oficialismo como oposiciones buscan transitar por el camino de esa democracia-voto, a pesar de que el GP elimina la separación de poderes y la AN con su Habilitante. 


Por 18 meses estará vigente la Habilitante y para el segundo semestre del 12 tampoco estará activa la AN porque sus miembros andarán en campaña electoral. 


Y para el 13, celebradas las elecciones de D/12, puede preveerse protestas de calle de quienes se sentirán defraudados por la continuación de la pesadilla socialista y que se manifestarán por encima de las posiciones asumidas por las propias oposiciones. 


Y ante estos eventuales estallidos de violencia el GP buscará crear muros de contención. Se avanzará entonces hacia la convocatoria de una constituyente que declare oficialmente el socialismo-comunismo y le otorgue todos los poderes al GP para su construcción y defensa. 


Ante un triunfo del voto dictatorial, vía fraude-trampa en D/12, y por encima del eventual reconocimiento de las oposiciones, buena parte del colectivo podrá tomar la calles en señal de protesta y producir un cuadro de violencia impredecible. 


Un triunfo de las oposiciones, que hasta ahora no vislumbramos, también ocasionaría protestas de afectos al régimen. Y es muy probable que "obligue" al GP y su banda a impulsar un autogolpe del desquite, en función de conservar el llamado proceso revolucionario en marcha. 


La violencia, asumida por el colectivo reclamando elecciones limpias y libres, superación de la crisis, libertades, seguridad, empleo, salud, vivienda, alimentación, adquirirá niveles cada vez más significativos. Por ello hemos dicho y sostenido que el año 13 marca la gran crisis del golpismo 04F-92. 


¿Y quién le sustituirá? ¿Otro golpismo inscrito en la misma escuela conspirativo-golpista? ¿Seguiremos fabricando escondites democrático-electorales para una dictadura que cada vez adquiere mayores espacios? 


¿Se entenderá al fin que aquí hay un régimen de fuerza que se apoya en la simulación que le proporcionan los propios instrumentos-instancias de la democracia para mantener y proyectar un Mesías para todos, montado en el golpismo? ¿Cuándo se trascenderá aquí el cuadro positivista que lleva hoy a votar en favor o en contra del mismo Mesías? 


En definitiva ¿nunca morirá el 04F-92 o seremos capaces de levantar el necesario movimiento que pueda enfrentar la perversión golpista-dictatorial? 

@ablancomunoz
EL UNIVERSAL viernes 4 de febrero de 2011

0 comentarios:

Publicar un comentario